¿Cómo podemos ayudarte?

Better Planet Packaging

El papel es uno de los materiales de embalaje más ecológicos que existen

Cuando se trata de materiales de embalaje respetuosos con el medioambiente, el papel lo tiene todo, puesto que se puede reciclar, es renovable y, en los últimos años, ha obtenido sistemáticamente el mayor índice de reciclaje. Además, aunque acabe en la basura, sigue siendo biodegradable.

El papel es el material que más se recoge y recicla del mundo 

A medida que cobran fuerza las iniciativas para reducir los residuos, se valora más la facilidad con la que el papel puede ser reciclado. La tasa de reciclaje y recogida de papel y cartón es la más alta entre todos los materiales de embalaje y representa un 85,5 % y un 92,5 % respectivamente (Eurostat 2016). En Smurfit Kappa, contribuimos a un mundo sin residuos apoyando el concepto de circularidad. Recogemos los envases y embalajes usados y reutilizamos más del 90 % de este material en nuestro modelo de negocio de ciclo cerrado.

El papel protege más recursos de los que utiliza

El embalaje es esencial para minimizar los daños a los productos y prolongar su vida útil. De media, se invierten diez veces más recursos —materiales, energía y agua— en los productos que en los embalajes empleados para protegerlos. Sin el embalaje, muchos de los productos fabricados o los alimentos cultivados se dañarían o estropearían antes de llegar al consumidor. 

El embalaje de papel favorece al bienestar de los bosques

En Smurfit Kappa solo el 25 % de las fibras que utilizamos proviene directamente de madera fresca, mientras que el 75 % de nuestras fibras proceden de fuentes recicladas. Toda nuestra madera procede de bosques plantados y gestionados de forma sostenible y con cadena de custodia certificada por FSC® o PEFC™. En la actualidad, más del 90 % de nuestras entregas a clientes cuentan con la certificación de la cadena de custodia y, para 2025, nuestro objetivo es aumentar esta cifra hasta el 95 %.

 

Cinco razones por las que los embalajes de papel deberían ser una prioridad

 
1. Los embalajes de papel son renovables

Todo nuestro papel se fabrica a partir de recursos renovables, utilizando fibras de madera procedentes de bosques sostenibles. 

LEER MÁS

2. Los embalajes de papel son reciclables

Los embalajes basados en papel son reciclables y se reciclan. Con una tasa de recogida del 92,5 % y una tasa de reciclaje del 85,8 %, los embalajes de papel son los que menos riesgo tienen de no ser reciclados.

LEER MÁS

3. Los embalajes basados en papel son biodegradables

Los embalajes basados en papel son biodegradables. En el improbable caso de que el embalaje acabe en la naturaleza éste desaparece en meses.

LeER MÁS

4. Cadena de custodia

Una cadena de custodia certificada es la garantía de una cadena de suministro de embalajes cuya sostenibilidad puede verificarse. En Smurfit Kappa, el 90 % de las entregas a clientes están certificadas de acuerdo con los estándares de FSC® o PEFC™. En todas las facturas, mostramos la prueba de que tu caja está certificada. 

LeER MÁS

5. Circularidad

Nuestro modelo de negocio circular nos ayuda a encontrar la mejor solución de embalaje reciclable para cada situación, al tiempo que se consigue un menor impacto medioambiental total y menos residuos.

Leer más

¿Buscas un embalaje ecológico?

Confirmo que he leído y acepto el Aviso legal . En cualquier momento, podrás oponerte al tratamiento de tus datos personales para fines de marketing directo poniéndote en contacto con nosotros..

Descubre cómo damos soporte a nuestros clientes para crear un mundo mejor

Páginas Relacionadas