¿Cómo podemos ayudarte?
¿Cómo podemos ayudarte?

Caso de éxito – Residuos

Reducción del 60% de los lodos enviados al vertedero en Monterrey (México)  

En una importante región industrial del noreste de México, a los pies de la Sierra Madre Oriental, Smurfit Kappa opera una fábrica cerca de la ciudad de Monterrey, una de las ciudades más desarrolladas de todo el país. El rápido desarrollo industrial se centra aún más en las cuestiones medioambientales y Smurfit Kappa está dispuesta a buscar continuamente formas de mejorar y contribuir de forma positiva a los entornos que rodean sus operaciones. 

Ricardo García, director general de la fábrica, explica cómo la fábrica ha mejorado recientemente sus flujos de residuos: «Todo comenzó con la situación medioambiental actual, que nos inspiró a reducir aún más los residuos destinados a los vertederos. Lo convertimos en una prioridad y nos comprometimos a buscar una manera más eficiente de gestionar nuestros residuos. En nuestro caso, estos consisten principalmente en lodos, por lo que buscamos nuevas formas de mejorar nuestra zona de generación de lodos e implementar un sistema de drenaje y retención».

«Descubrimos que los lodos primarios generados en nuestras EDAR también podían utilizarse en el proceso de producción sin comprometer nuestra eficiencia. Asignamos recursos que nos permitieron utilizar los productos químicos de una manera más eficiente, implementar un sistema de drenaje con alambre de formación, iniciar la recolección de datos para el análisis y dedicar tiempo al desarrollo. Invertimos tres meses en investigación y planificación, y otros tres meses en la implementación del nuevo sistema».  

¿Cuáles fueron las mayores dificultades del proyecto? Ricardo: «Comenzamos la optimización analizando el lodo del tanque de flotación. Echando la vista atrás, lo más difícil fue encontrar el delicado equilibrio que nos permitiese incorporar este lodo en nuestro sistema sin reducir la eficiencia de nuestra máquina. Para recuperar todos los lodos de nuestra EDAR tuvimos que invertir en nuestras tuberías y reconfigurar nuestros equipos. El lodo ahora se dirige directamente al hydrapulper. Nuestra perseverancia dio sus frutos y conseguimos reducir los lodos enviados al vertedero un 60%».