¿Cómo podemos ayudarte?
¿Cómo podemos ayudarte?

Caso de éxito – Cambio climático

 

Completar el circuito con vapor residual

En el pasado, nuestra filial neerlandesa Smurfit Kappa Roermond Papier optimizó el sistema energético de cada máquina de papel. Ahora, se ha implementado un nuevo sistema integrado de reciclaje de vapor que optimiza el uso de energía en toda la fábrica. Dos grandes máquinas de papel suministran vapor residual a la PM2 más pequeña, a través de una inteligente combinación de tuberías y controles de procesos. En el proceso de fabricación del papel se introduce vapor en los cilindros de secado para secar la banda de papel. En el otro extremo, el vapor residual, también llamado vapor flash, y la condensación salen de los cilindros. Antes de esto, el vapor residual de las dos máquinas de papel más grandes solo se reutilizaba parcialmente. La energía del exceso de vapor se convirtió en condensación. PM2, la máquina más pequeña, no produce un exceso de vapor. Después del secado, solo la condensación sale de la máquina. Toda la condensación regresa a la central eléctrica y se vuelve a convertir en vapor. 

El ingeniero de procesos Wim Janssen diseñó un sistema de reciclaje de vapor residual. El volumen de vapor residual que sale de la PM1 y la PM3 es más que suficiente para la PM2. El resultado es un menor consumo de gas natural en la caldera de vapor, lo que reduce las emisiones de CO2 de la fábrica. «Suena sencillo, pero crear un sistema que también tuviera en cuenta los posibles tiempos de inactividad de las máquinas, las fluctuaciones en la producción de vapor debido a los cambios en las calidades del papel y los distintos grupos de generación de vapor dentro de las máquinas exigió un análisis en profundidad de nuestros procesos y un sofisticado control de los mismos», afirma la directora de energía y sostenibilidad Claire Schreurs.

«Creemos que las nuevas ideas surgen de la colaboración, la creatividad y de tener una mente abierta para ver nuestros procesos desde nuevos puntos de vista», continúa. «Siempre buscamos reducir costes y minimizar nuestras emisiones de CO2. Como resultado de completar nuestros circuitos con vapor residual, ahora ahorramos anualmente más de 1,9 millones de m3 de gas natural y hemos reducido nuestra huella de CO2 en más de 1 600 toneladas al año. Nuestro éxito fue reconocido con un Premio de Sostenibilidad en 2017, cuando ganamos el primer galardón en la categoría de Mejora de Procesos durante el evento de innovación de Smurfit Kappa».