¿Cómo podemos ayudarte?

Alternativa de papel para el acolchado agrícola

Mira cómo nuestro nuevo y revolucionario AgroPaper® reemplaza el plástico para el acolchado agrícola

El desafío
Los mantillos son materiales que se colocan sobre la superficie del suelo para mantener la humedad y mejorar las condiciones del suelo. El material que los agricultores utilizan actualmente para el acolchado es el plástico (polietileno), lo que causa múltiples problemas, entre los que se incluyen importantes costes de manipulación debido al largo proceso manual y a la contaminación, ya que los fragmentos de plástico se dejan atrás después de la cosecha.
Nuestro enfoque
Smurfit Kappa ha desarrollado un nuevo y revolucionario papel que sustituye al polietileno. Elaborado a partir de fibras largas de pino procedentes de bosques gestionados de forma sostenible en el norte de España, AgroPaper® permite un acolchado eficiente y respetuoso con el medio ambiente. Evita el crecimiento de malas hierbas pero no necesita ser removido después de la cosecha ya que es totalmente biodegradable y puede ser colocado con la maquinaria existente.
El resultado
AgroPaper® es totalmente biodegradable según EN13432 con un óptimo control de la temperatura para que no se sobrecaliente el cultivo como el polietileno. Los costes de manipulación son menores, ya que el papel es totalmente compostable, lo que crea materia orgánica en beneficio del suelo. Nuestra colaboración con un conocido Instituto Agrícola (INTIA) nos permite garantizar el rendimiento de AgroPaper®.
Imaginar. Reconsideramos cómo se diseña el embalaje sostenible
  • Materiales

    Se deberán usar materiales reciclados o reutilizados cuando sea posible. Si los usos requieren material virgen, este deberá provenir de recursos renovables que no se empleen para usos alimentarios.
  • Fabricación

    El embalaje se fabricará con la menor huella hídrica, de carbono y de residuos posible. La fabricación se realizará de forma responsable en el plano ético y social.
  • Cadena de suministro

    El embalaje se diseñará exclusivamente para empaquetar y proteger el producto durante toda la cadena de suministro. Cualquier otra funcionalidad (como el marketing, etc.) se añadirá con un impacto mínimo sobre la huella medioambiental.
  • Fin del ciclo de vida

    El embalaje sostenible no dañará en modo alguno nuestro planeta al final de su ciclo de vida. El embalaje sostenible debe recogerse y reciclarse. Si se convierte en residuo, este no debe impactar negativamente en el medio ambiente en ningún caso al final de su ciclo de vida.