¿Cómo podemos ayudarle hoy?

La sostenibilidad redefine lo que es un buen negocio

Los empaques sostenibles tienen el poder de cambiar la forma en que los consumidores se comportan

A medida que los consumidores son más conscientes, y las organizaciones buscan el modo de ser más responsables con el medio ambiente, ¿podrían ser los empaques la siguiente gran oportunidad para la sostenibilidad global?

Atractivos, prácticos o económicos, la finalidad de los empaques siempre ha sido el cómo presentar los productos para resaltar sus ventajas. Ahora, ha aparecido un nuevo adjetivo: los empaques deben ser sostenibles. El planeta lo necesita y los consumidores lo desean, como testimonio de esto tomemos el ejemplo del cambio de actitud hacia las botellas de agua plásticas y las bolsas plásticas.

Los materiales usados para envolver productos son uno de los símbolos más visibles de la sostenibilidad.  Los consumidores se percatan y las primeras impresiones cuentan. La nueva investigación de sostenibilidad en alianza con Financial Times, encontró que durante los últimos seis meses más de la mitad de los consumidores (55%) compró un producto específicamente porque su empaque era reutilizable o biodegradable. 

Las marcas saben que los empaques tienen un impacto profundo en el medio ambiente y en las decisiones de compra.  Por ejemplo, Nestlé creó su Instituto de Ciencias del Empaque y lanzó un fondo de capital de riesgo para empaques sostenibles, ambos dedicados a nuevos materiales de empaque con grado alimenticio, nuevos sistemas para el envío seguro de alimentos, nuevas tecnologías para manejo de residuos y para construcción de competencias en recolección de residuos.

 “Estamos usando nuestros conocimientos científicos en alimentos y transfiriéndolos al diseño de empaques,” dice Véronique Cremades-Mathis. La Directora Global de Empaques Sostenibles en Nestlé. “Queremos continuar protegiendo nuestros productos, asegurar su inocuidad y su calidad, entendiendo a la vez cuales son las interacciones entre los productos y los nuevos materiales.  Esto nos llevará a encontrar nuevas soluciones que cumplan con nuestras ambiciones de reciclabilidad”. 

El Instituto de Ciencias del Empaque de Nestlé, inaugurado en septiembre de 2019, emplea 50 personas y trabaja con aliados académicos, proveedores y start-ups para crear un portafolio de soluciones de empaque sostenibles para los productos de Nestlé en los distintos negocios y mercados. Algunos ejemplos son el lanzamiento de empaques de papel reciclables tales como el de Nesquik All Natural cocoa powder y el de las barritas de snack YES! , ¡desarrollados en menos de 12 meses!

Reacción de la Cadena de Suministros

La sostenibilidad y la innovación son una combinación natural.  De acuerdo con la investigación en casi un tercio de las compañías (37%), la sostenibilidad está impulsando la investigación y el desarrollo y en el 33% de éstas promueve el desarrollo de nuevos productos.

Para Smurfit Kappa, una compañía que ofrece soluciones de empaque sostenibles, esa conexión entre innovación y sostenibilidad se puede filtrar hacia toda la cadena de suministro.  “Deseamos producir empaques que ayuden a los productores, a los minoristas, y tambien a los consumidores a reducir su impacto en el medio ambiente”, dice Arco Berkenbosch, el  Vice Presidente de Innovación y Desarrollo de la compañía.

Mientras tanto, Carlsberg, está facilitándole a sus gerentes comparar las emisiones de carbono entre  un tipo de empaque y otro. “La capacidad de medir lo que más se pueda es importante para tomar las decisiones correctas basadas en información,” dice Simon Boas Hoffmeyer, Director Senior  para Sostenibilidad y Comunicaciones del Grupo en el Grupo Carlsberg.

Cuando las compañías están haciendo inversiones importantes en materiales de empaque reciclados y biodegradables no sorprende que se dé un cambio hacia ese tipo de análisis. Pero no es fácil implementar prácticas sostenibles en esta área.

 “Los requerimientos, tanto en términos de velocidad del Desarrollo como de su implementación, nunca han sido tan estrictos como lo son en la actualidad”, dice Berkenbosch.  “Cada parte interesada tiene una opinión o sigue unas pautas, o desea que los empaques sean de cierta manera. Sin embargo, soy un gran creyente en la tecnología de innovación.  Si se ejerce suficiente presión, inventaremos soluciones que nos ayuden a afrontar este problema.”

Para Berkenbosch, esto significa enfocarse en tres horizontes de tiempo: uno de corto plazo enfocado en la innovación del diseño, en el mediano plazo hacer énfasis en la automatización y la cadena de suministros, y en el largo plazo tener una visión sobre el desarrollo de mejoras en la funcionalidad del papel.

Un esfuerzo colectivo

El progreso en todos estos tres frentes dependerá de la educación.  Por ejemplo, un proyecto piloto de Nestlé en Suiza en el cual los consumidores llevan sus propios recipientes al ir a comprar alimento para mascotas o café y los llenan desde un dispensador en lugar de adquirirlos pre-empacados muestra como la responsabilidad colectiva puede llevar a un cambio real.

“Explicamos cómo funcionaba, y un nutrido grupo de consumidores mayores de 60 años decía: “Yo sé cómo funciona, lo hacía cuando era niño”, dice Cremades-Mathis.  “Es bueno recordar que algunas personas vienen de una era en la que no existían los empaques.  En el caso de otros, debemos preguntarnos cómo transmitirles el conocimiento con el fin de empoderarlos para que escojan mejor, aprendan a botar los residuos de una mejor manera y cambien la forma como piensan sobre los patrones de consumo”.

 

DESCARGUE EL INFORME COMPLETO AQUÍ

Informe de investigación gratuito

En conjunto con el Financial Times desarrollamos una investigación, que responde a las preguntas más importantes sobre la sostenibilidad . 

LEA EL INFORME COMPLETO AQUÍ