¿Cómo podemos ayudarle hoy?

Ioannis Ioannou, Profesor Asociado de Estrategia y Emprendimiento en el London Business School habla sobre la capacidad disruptiva de ESG (medio ambiental, social, y la gobernanza),y sobre como la sostenibilidad, lejos de sofocar la innovación, puede impulsarla

¿Por qué llegó la sostenibilidad a un punto de inflexión?

Observemos lo que está sucediendo en Harvard cuando los alumnos exigen que Harvard Endowment venda sus inversiones en combustibles fósiles, o lo que sucede con los miembros de la Extinction Rebellion, o con Los Viernes para el Futuro de Greta Thunberg.  La gente se está dando cuenta que el término “crisis climática” no es una exageración. 

Esto se refleja en los negocios.  Hablamos sobre culturas corporativas que deben tener un propósito. Idealmente, ese propósito tendrá algo que ver con un impacto social positivo.  Además, las compañías se enfrentan a un mayor riesgo reputacional porque los consumidores y la sociedad en general les exige una rendición de cuentas.

Ese es un cambio importante. Pero ¿es una oportunidad o un reto?

La sostenibilidad es la madre de toda disrupción. Nos inclinamos a pensar sobre la disrupción dentro del contexto de tecnologías tales como la Inteligencia Artificial (IA) o el Big Data, pero necesitamos entender que los temas ambientales y sociales son áreas en las que, por tradición, los negocios no han intervenido tanto como hubieran debido.  No tienen la experiencia, los conocimientos ni las habilidades para manejar esos problemas, que van a aparecer muy rápidamente.  Por tanto, es allí donde existe un campo considerable para la disrupción.

Sin embargo, hemos visto compañías obteniendo ventajas competitivas cuando consideran que lo medio ambiental, social y la gobernanza (ESG) son una oportunidad. Pueden construir una posición fuerte y hacer que la competencia encuentre difícil imitarlos.

¿Y qué sucede con las compañías que no toman la sostenibilidad en serio?

Como con cualquier disrupción, no me sorprendería ver que una serie de compañías no pueden lograr la transición. Después de todo, el cementerio corporativo está lleno de marcas que alguna vez fueron leyenda.  Está en manos de las compañías darse cuenta que se está sucediendo un cambio de largo plazo de proporciones tectónicas, y que deben empezar a hacer las inversiones correctas.  Son ellas las que estarán mejor posicionadas en el largo plazo. 

¿Para qué deben estar preparadas las compañías a medida que sucede este cambio? Y, ¿Cómo pueden priorizar la sostenibilidad? 

Es importante modificar la manera de pensar sobre la sostenibilidad, de verla como una inversión y no como un costo. Por tanto, si el medio ambiente es la parte interesada ubicada en el centro de su modelo de negocios, los fondos que usted emplee para esa parte interesada no serán costos, serán inversiones.  Como negocio usted tiene claro por qué el medio ambiente ocupa el centro de su modelo de negocios y el modo en el que usted genera valor para el negocio y para esa parte interesada.    

Por otro lado, debemos darnos cuenta que estamos avanzando hacia medidas obligatorias de sostenibilidad.  A nivel de la Unión Europea, se están dando excelentes discusiones sobre lo que es la materialidad en el contexto de lo medio ambiental, social y la gobernanza (ESG) , cómo los distintos temas tienen un impacto entre industrias, y el modo de agilizar las conversaciones aún más rápidamente. 

No me sorprendería si, en algún momento en el futuro cercano tengamos que vivir en un mundo en el cual sea obligatorio revelar información sobre ESG y esta información se audite.  Ciertamente, esa es la dirección hacia la que vamos. 

¿Existe un conflicto entre crear productos sostenibles y crear productos excelentes?

No se debe mirar la sostenibilidad aisladamente.  Por ejemplo, tome el caso de Tesla. La gente no compra un Tesla solo porque es un auto eléctrico. Los compran porque en esencia son mejores autos.

Las mejores compañías, incluida Tesla, aprovechan al máximo los requisitos de sostenibilidad.  En lugar de verlos como un obstáculo, los usan como una oportunidad para innovar, reforzando al mismo tiempo la experiencia del cliente.  En otras palabras, son productos funcionales, de mejor calidad, y además de eso, son sostenibles.  Así es como se obtienen los mejores productos. 

¿Entonces, la sostenibilidad y la innovación son complementarias - no conflictivas?

Es una equivocación compartimentalizar la estrategia de innovación y la estrategia de sostenibilidad. Si hace las cosas correctamente, son dos caras de la misma moneda estratégica.

Las compañías que sobreviven a la disrupción, lo hacen porque la ven como un reto adaptativo, más que como un asunto temporal.  Si se adaptan correctamente, se darán cuenta que existe un gran grupo de clientes listos a votar usando sus billeteras.

 

DESCARGUE EL INFORME COMPLETO AQUÍ

Informe de investigación gratuito

En conjunto con el Financial Times desarrollamos una investigación, que responde a las preguntas más importantes sobre la sostenibilidad . 

LEA EL INFORME COMPLETO AQUÍ