¿Cómo podemos ayudarle hoy?

Una multinacional está en una misión para lograr que reciclemos más y reciclemos mejor.

 “A nosotros nos surge la pregunta: “¿Cómo podemos marcar una diferencia real y de mayor impacto en la vida de los consumidores?”, dice Gian De Belder, Científico Principal en Procter & Gamble (P&G).

Para P&G un área en la que la innovación en empaques tiene la capacidad de marcar esa diferencia es el reciclaje, pues evita la emisión de más de 700 millones de toneladas de CO2 cada año. Como parte de un conjunto de metas de sostenibilidad, Ambition 2030, el objetivo de la multinacional es lograr que el 100% de los empaques sean reciclables o reutilizables, reduciendo a la mitad al mismo tiempo el uso de plásticos derivados directamente del petróleo en todos sus empaques – y todo antes del 2030.

De Belder dice: “ese tipo de transformación no es una hazaña fácil; ante todo, los empaques deben ser funcionales.  “cada vez que diseñamos un empaque, queremos usar la mínima cantidad de material necesario, pero también debemos asegurarnos que el empaque sea apto para uso y que sea agradable para a los consumidores”

Si P&G puede balancear esas exigencias, los clientes le recompensarán. La nuevas investigación de sostenibilidad en alianza con Financial Times, muestran la otra cara de la moneda: durante los últimos seis meses el 45% de los consumidores en el Reino Unido han rechazado una marca basándose en que su empaque no es sostenible.

Empaques inteligentes, reciclaje inteligente

Muchas personas ya están tomando decisiones basándose en la sostenibilidad, y con la presión creciente de que se tomen decisiones de consumo responsables, otros los seguirán.  Pero a los consumidores les falta información, no solo sobre cuáles son los empaques a elegir, sino también sobre qué hacer cuando terminen de utilizarlo.

En la agenda de Ambition 2030 de P&G la innovación en el diseño, la recolección, educación y separación ocupan una gran importancia, y la compañía está trabajando para motivar a los clientes a reciclar más y de manera más efectiva.

Esencialmente, la meta es asegurar que, al reciclarlos, los productos se clasifiquen correctamente con el fin de volver a introducir los plásticos en la economía circular con una característica de reutilización mucho más alta.  La iniciativa HolyGrail - lanzada este año en las principales marcas de P&G incluidas Lenor y Fairy- podría ser de vital importancia. En esta iniciativa se imprime en los empaques marcas de agua digitales, un código de barras “Digimarc” (marcado digitalmente) invisible para el ojo humano, que convierte los empaques en “objetos inteligentes”.

“Simplemente escaneando el empaque con el celular los consumidores tendrán toda la información que necesitan para reciclar apropiadamente el empaque,” dice De Belder.  “HolyGrail inaugura una era completamente nueva en el modo ver la clasificación”.

Proporcionar información al consumidor de ese modo hace que la narrativa del reciclaje pase de señalar culpables al empoderamiento, educación y acción. Continúa explicando: “Esta trae noticias positivas para los empaques después de varios años de atacar duramente el plástico”.

Gracias a este tipo de innovación, medidas que se creían imposibles en la industria del reciclaje tales como poder distinguir entre empaques con grado de alimento y empaques sin grado de alimento, detectar aquellos empaques opacos y difíciles de reciclar, o identificar empaques de múltiples capas son ahora una realidad.

La innovación se vuelve colaborativa

Más allá de educar para el reciclaje y de la innovación en los empaques, otro de los objetivos de P&G es crear valor a través de la sostenibilidad.  Y para esto la clave está en la colaboración entre cadenas de valor.

P&G quiere que la siguiente fase del Proyecto HolyGrail logre crear un “mega-consorcio” de corporaciones a lo largo de la cadena de valor que apoyen un sistema universal de marcado y las marcas de agua con el fin de reciclar mejor y lograr una economía más circular.  En este momento ya hay 160 partes interesadas en HolyGrail 2.0, y al sentarlas alrededor de la mesa, P&G espera escalar su innovación y crear una masa crítica.

Ha empezado bien. “La buena noticia es que la gente cree en esta tecnología”, dice De Belder. “Estamos viendo mucho interés en un enfoque de cadena de valor total donde se incluyan productores de empaque, minoristas de las marcas, centros de clasificación, fabricantes de residuos, gobiernos, la Comisión Europea – lo que se le ocurra.”

¿La meta? Conseguir el apoyo del gobierno para esta iniciativa en la forma de un sistema de bonificaciones que promuevan la responsabilidad ampliada del productor, con el fin lograr lo que De Belder describe como “un incentivo para que más compañías se sumen” a impulsar sus prácticas de sostenibilidad.

 “Al hacerlo, vemos un futuro donde el costo de implementar las marcas de agua sostenibles será neutral para las compañías,” dice, “eso definitivamente es el futuro.”

DESCARGUE EL INFORME COMPLETO AQUÍ

Informe de Investigación Gratuito

En conjunto con el Financial Times desarrollamos una investigación, que responde a las preguntas más importantes sobre la sostenibilidad . 

LEA EL INFORME COMPLETO AQUÍ