Como sucede con muchas páginas web, nosotros también utilizamos cookies y los almacenamos en su computador. Estos cookies se utilizan para mejorar nuestra página y poder prestarle a usted servicios más personalizados, tanto en la página web, como a través de otros medios. Para mayor información, por favor remítase a nuestra Política sobre Cookies.

Al parecer usted está utilizando un navegador desactualizado.  Para mejorar su experiencia de visualización, por favor descargue un navegador actualizado  (IE8+, Firefox, Google Chrome o Apple Safari).

Cuatro colores sobre cartón marrón - sin limitaciones

Los diseñadores gráficos evolucionaron en la manera en que hacían los diseños, transformando completamente el modo en el cual habían estado trabajando y rompiendo así paradigmas. 

Hace algunos años, por razones de escasez de materia prima adecuada, habíamos dejado de producir papeles de liner blanco para cajas corrugadas.  A través de las mejoras continuas y el refuerzo de nuestras fortalezas, en un trabajo en conjunto y multidisciplinario, se desarrolló un proyecto a partir de esa limitante. 

Lo que al principio creíamos que era una limitante, en realidad se trataba de un reto: el transformar los sencillos empaques corrugados de color marrón, en lienzos para los más atractivos diseños. Los cambios debían realizarse desde el nacimiento de la impresión, en el diseño gráfico, sin tener que renovar o hacer cambios en las impresoras, corrugadoras, o en los clisés u otro medio de producción.Produciendo cuatricromías para impresiones flexo de alta calidad, sobre cartón marrón.

Esto supuso un esfuerzo en conjunto, impresores, diseñadores, tinteros, supervisores de producción, vendedores y clientes. Había que implantar nuevos paradigmas acerca del uso del liner blanco, “una impresión en cuatricromía sólo puede resultar óptima sobre cartón blanco ”

Demostrándose que una buena impresión, simplemente necesita un lienzo, no importa su color.

Las tintas simplemente debían reformularse, sin que por ello significara un incremento en los costos o en una larga investigación.

Los clisés debían hacerse de la misma forma que siempre se habían realizado, incluso con el mismo grosor de goma. El diseño ya hacía todo el trabajo de mejoras. Bajo la supervisión de los diseñadores, las impresiones se realizaron con éxito y los clientes vieron los resultados con asombro y consentimiento.

Progresivamente muchos clientes fueron cambiando sus cajas de liners blancos, a liners marrones. Y otros clientes que antiguamente habían tenido diseños muy simples a uno o dos colores, vieron grandes oportunidades de destacarse con nuevos diseños a todo color.

Cuatro colores sobre cartón marrón - sin limitaciones