Al igual que muchos otros sitios web, utilizamos cookies y almacenamos cookies en su ordenador. Las cookies se utilizan para mejorar nuestro sitio web y ofrecer servicios más personalizados para usted, tanto en la página web y a través de otros medios. Para más información, consulte nuestra política de cookies.

Al parecer, está utilizando un navegador no actualizado.  Para mejorar la visualización de este sitio, por favor, descargue un navegador actualizado  (IE8+, Firefox, Google Chrome o Apple Safari).

La solución verde

Bag-in-Box® es una solución de embalaje respetuosa con el medio ambiente con una reducida huella de carbono.

Producción respetuosa con el medio ambiente

Todos nuestros residuos de producción se reciclan y se utilizan en la fabricación de productos textiles o de grifos. Los residuos de cartón generados en la fabricación de papel también se reutilizan. Nuestras plantas se mejoran y se modernizan constantemente para cumplir las más estrictas normas medioambientales.

Optimización del embalaje

El peso del embalaje Bag-in-Box® es reducido comparado con otros productos de embalaje. Nos esforzamos constantemente en optimizar el tamaño y el grosor de nuestras películas.

Optimización de la logística

Los envases sin rellenar se envían planos y los envases rellenos se paletizan fácilmente. Además, su reducido peso nos permite reducir las emisiones de CO2 durante el transporte.
Por ejemplo, un camión de bolsas de 3 litros equivale a 6 camiones de botellas de 75 cl. Con Bag-in-Box® es posible transportar un 40% adicional de una vez.

Reciclaje

El embalaje Bag-in-Box® está fabricado con un 75% de cartón y un 25% de plástico. La bolsa y la caja se pueden separar fácilmente y, una vez separadas, se puede reciclar el cartón. La bolsa se puede incinerar obteniendo con ello una recuperación de energía. Nos esforzamos siempre al máximo en mejorar este proceso. 

Comparativa de la huella de carbono de distintas soluciones de embalaje