Al igual que muchos otros sitios web, utilizamos cookies y almacenamos cookies en su ordenador. Las cookies se utilizan para mejorar nuestro sitio web y ofrecer servicios más personalizados para usted, tanto en la página web y a través de otros medios. Para más información, consulte nuestra política de cookies.

Al parecer, está utilizando un navegador no actualizado.  Para mejorar la visualización de este sitio, por favor, descargue un navegador actualizado  (IE8+, Firefox, Google Chrome o Apple Safari).

Reducción del consumo energético en las fábricas papeleras de Austria y de los Países Bajos

​Reconocimiento a 20 años de eficaz gestión energética, con importantes reducciones del consumo de energía en la producción. 

Fábrica de papel de Nettingsdorfer (Austria) 

En los últimos 20 años, Nettingsdorfer ha realizado avances en el área de la gestión energética que le han valido el reconocimiento a nivel internacional y ha identificado un importante potencial de ahorro energético gracias a un análisis exhaustivo del proceso de producción.

Las continuas mejoras y optimizaciones han dado como resultado una:

• Reducción del 50% de las emisiones de CO2 derivadas de combustibles fósiles y relativas a la producción. 

Aunque la producción de papel ha aumentado un 69% desde 1990, la fábrica fue capaz de conseguir una:

• Reducción del 32% de las emisiones de CO2 derivadas de combustibles fósiles.

• Reducción del 34% en el consumo de combustible por tonelada de papel.

Estas mejoras son muy superiores a las reducciones requeridas para el cumplimiento de los objetivos de reducción de emisiones del Protocolo de Kioto y/o de la legislación europea.

Fábrica de papel de Roermond (Países Bajos)

En 1989, se firmó un acuerdo entre el gobierno holandés y la Asociación Holandesa del Papel con el objetivo de ahorrar un 20% en el consumo de energía total por tonelada de papel fabricada en 1998. Este acuerdo cubría tanto la energía primaria (consumo de combustible) como el consumo eléctrico. Nuestra fábrica de Roermond se sumó a esta iniciativa.

El segundo acuerdo, relativo a la energía primaria, se firmó entre ambos colaboradores con el fin de que todas las fábricas papeleras holandesas alcanzaran en 2012 el nivel de "mejores prácticas".

Desde 1989, la fábrica ha mejorado de forma significativa su rendimiento energético en la producción, obteniendo los siguientes resultados:

• Reducción del 31% del consumo energético por tonelada de papel.

• Reducción del 32% en las emisiones de CO2 por tonelada de papel. 

Reducción del consumo energético en las fábricas papeleras de Austria y de los Países Bajos